Vivencias

Predicar con el ejemplo

Mi padre podía levantar, en su juventud, una caseta de madera, empleando sólo sus brazos. Así, después de la abstracción, yo aprendí de él a levantar mi propia vida, con todas mis fuerzas, usando sólo mi voluntad.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s